El encargado del Papa para el Día Mundial de los Niños

«¿Quién sino ellos pueden gritar que el mundo quiere paz?»

El encargado del Papa para el Día Mundial de los Niños
E l 25 y 26 de mayo se llevará a cabo el primer Día Mundial de los Niños, promovido por el Papa Francisco para escuchar el Evangelio que se manifiesta en los niños durante su fase inicial de vida.
ABS: Entrevista al nuevo director de comunicaciones de la Basílica de San Pedro y coordinador del primer Día Mundial de los Niños

E l 25 y 26 de mayo se llevará a cabo el primer Día Mundial de los Niños, promovido por el Papa Francisco para escuchar el Evangelio que se manifiesta en los niños durante su fase inicial de vida.

El tema, «He aquí, yo hago nuevas todas las cosas», invita a reflexionar sobre la capacidad de los niños para percibir las novedades inspiradas por el espíritu de Cristo. La iniciativa se presentó el 2 de febrero a la prensa por el cardenal José Tolentino de Mendonça, prefecto del Dicasterio para la cultura y la educación.

El evento tendrá una dimensión universal con sede en el Vaticano y una diocesana gestionada localmente. El coordinador, el fray Enzo Fortunato, ha delineado tres caminos vinculados a la espiritualidad, la solidaridad y la cultura. Su sitio web, disponible en tres idiomas, fue presentado con el formulario de inscripción. El logotipo representa huellas de manos coloreadas en un semicírculo, simbolizando la diversidad cultural, con la cúpula de San Pedro estilizada que representa la sede permanente del Día.

La Comunidad de Sant'Egidio contribuirá con la Escuela de la Paz, involucrando a niños de zonas de guerra y no católicos para promover la participación de aquellos de las periferias y territorios en conflicto. La cooperativa social Auxilium y Trenitalia garantizarán más de treinta mil plazas en trenes especiales para facilitar la logística del evento y la llegada al Vaticano.
Fray Enzo Fortunato, coordinador de la jornada, recientemente nombrado por el Papa Francisco como nuevo director de comunicaciones de la Basílica de San Pedro, expone el propósito del Día Mundial de los Niños y su conexión con la difícil realidad de muchos niños que sufren debido a la guerra y otras aflicciones causadas por los adultos.

Preservar la inocencia en momentos difíciles

–Fray Fortunato, ¿cómo se espera que esta iniciativa influya en la percepción del sufrimiento de los niños en el mundo y lleve a un cambio significativo?
–Creo que los itinerarios propuestos en preparación para este Día Mundial de los Niños: itinerario espiritual, itinerario solidario e itinerario cultural, representan tres respuestas indirectas a las preguntas de los niños que se refieren al sufrimiento: ¿por qué hay tantos pobres? ¿Por qué algunos pueden tener mucho mientras otros no tienen nada? Aquí es donde surgen las respuestas espirituales y solidarias. Estas respuestas nos ayudan a entender que cuando hay compartición, colaboración y una actitud centrada en los demás, la vida puede cambiar. El sufrimiento puede aliviarse y la respuesta a tantas preguntas también pasa por la mediación humana. Creo que educadores, maestras, maestros, sacerdotes, pero sobre todo muchas personas de buena voluntad, creyentes y no creyentes, pueden extraer de estos itinerarios para crecer juntos. Y luego hay otro itinerario que representa otra respuesta a las muchas preguntas de los niños y también de los adultos.

Construir un mundo de belleza

–¿Cuál es?
–El itinerario cultural nos permite ver lo que el genio humano ha creado. Sabemos que el arte religioso se inspiró en el alfabeto de la Biblia y, por lo tanto, entender cómo, cuando nos centramos en lo estético y lo hermoso, el mundo se vuelve colorido y maravilloso para los niños que lo habitan.
–El tema elegido para el primer Día Mundial de los Niños es 'He aquí que yo hago nuevas todas las cosas'. ¿Cómo se relaciona este tema con la necesidad de proteger la inocencia de los niños y cómo puede contribuir a transformar la sociedad y la Iglesia misma?
–«Yo hago nuevas todas las cosas». Es un pasaje del libro del Apocalipsis. Creo que el Papa fue realmente visionario al entender cómo los niños representan esta novedad. Después de todo, cada nacimiento, cada niño que viene al mundo es una gran novedad y realmente renueva el entorno y la familia que lo acoge. Las realidades habitadas por ellos nos invitan a mirar el mundo con los ojos de los niños para renovar y hacer nuevo todo lo que nos rodea. Cuando miramos a los niños, las palabras clave se convierten en novedad, entusiasmo y alegría. Estar con los niños también hace surgir su preocupación, que para los adultos puede convertirse en una aprensión saludable, una alegría al cuidar de ellos. Y aquí encontramos otras respuestas. Estoy convencido de que a través del proceso de compartir y reflexionar sobre todos estos aspectos, nuestras mentes, nuestros corazones y nuestras voluntades se expandirán.

Testimoniar la fe en la vida

–En ciertos contextos, se suele poner énfasis en la defensa de la vida y en la cuestión del aborto, pero en ocasiones parece que falta un compromiso más concreto en lo que respecta a la dignidad de la vida hasta el final. ¿Cómo podemos avanzar en la protección de la vida desde el principio hasta el final, incluyendo el apoyo a las madres para fomentar el crecimiento de sus hijos?
–Aquí no es necesario librar batallas, sino más bien testimoniar la fe en la vida en todas sus formas. Debemos seguir la dirección indicada por el Papa y dar testimonio. Pienso en lo que dijo Pablo VI: «El hombre contemporáneo escucha más gustosamente a los testigos que a los maestros, o si escucha a los maestros, es porque son testigos». Es muy cierto que el testimonio es una categoría poderosa que abre con delicadeza y firmeza al mismo tiempo, invitando a la reflexión. También me viene a la mente lo que dijo la Madre Teresa de Calcuta: «Si pasa un maestro, si pasa un hombre inteligente, la gente está distraída. Pero si pasa un Santo, un testigo de la fe, la gente todavía se deja atrapar». Creo que esto nos ayuda a entender completamente el camino que estamos llamados a recorrer, que es el de testimoniar. Testimoniar la vida nos llevará a recoger frutos de buenas obras.

Participación de los niños provenientes de zonas de guerra

–¿Cómo se prevé que la presencia de estos niños, provenientes de zonas de guerra y conflicto, contribuirá a sensibilizar al mundo sobre su sufrimiento y la necesidad de proteger la inocencia incluso en contextos difíciles?
–Hemos centrado muchos esfuerzos en estas zonas de guerra. La presencia de niños provenientes de áreas de conflicto es de suma importancia para nosotros, ya que queremos poner en el centro el grito de paz. Estos niños lo testimonian a través de cartas y dibujos, ya enviados en la edición anterior y continúan haciéndolo ahora. Esto nos da motivo para ser optimistas. A través de la Comunidad de Sant'Egidio y las escuelas de paz, creo que llevaremos muchos testimonios significativos, pensando en los conflictos entre Israel y Palestina, entre Rusia y Ucrania, y también en los pequeños conflictos étnicos. También pienso en situaciones catastróficas en lugares como Haití y en otras partes del mundo como Siria y Turquía. En resumen, nos comprometeremos a hacer resonar este grito y ponerlo en el centro, para que la opinión pública esté cada vez más sensibilizada. ¿Quién, sino los niños, puede gritar con claridad: «Deténganse, el mundo quiere la paz. Deténganse, el hombre quiere un mundo habitable. Deténganse, el hombre quiere compartir y vivir la relación con los demás». (Ary Waldir Ramos Díaz – Eldebate.com)

    Los celebrantes (Cardenales, Obispos, Sacerdotes) pueden registrarse en la Oficina para las Celebraciones    
    Los celebrantes (Cardenales, Obispos, Sacerdotes) pueden registrarse en la Oficina para las Celebraciones    
    Los celebrantes (Cardenales, Obispos, Sacerdotes) pueden registrarse en la Oficina para las Celebraciones    
    Los celebrantes (Cardenales, Obispos, Sacerdotes) pueden registrarse en la Oficina para las Celebraciones    
    Los celebrantes (Cardenales, Obispos, Sacerdotes) pueden registrarse en la Oficina para las Celebraciones    
    Los celebrantes (Cardenales, Obispos, Sacerdotes) pueden registrarse en la Oficina para las Celebraciones    
    Los celebrantes (Cardenales, Obispos, Sacerdotes) pueden registrarse en la Oficina para las Celebraciones    
    Los celebrantes (Cardenales, Obispos, Sacerdotes) pueden registrarse en la Oficina para las Celebraciones    
    Los celebrantes (Cardenales, Obispos, Sacerdotes) pueden registrarse en la Oficina para las Celebraciones    
    Los celebrantes (Cardenales, Obispos, Sacerdotes) pueden registrarse en la Oficina para las Celebraciones    
Logo